Santa Uxía de Ribeira

Hasta el siglo XVII, el puerto de Riveira era de poca importancia debido a las constantes incursiones de vikingos, sarracenos y piratas. Pese a ello creció hasta convertirse en uno de los más destacados puertos pesqueros de Galicia cuando comerciantes Catalanes se establecieron en la villa y crearon un floreciente negocio de salazón, del que proviene la actual industria conservera ribeirense. El rey Alfonso XIII concedió a la villa de Santa Eugenia de Riveira el título de ciudad, por «el desarrollo de su industria y comercio» en 1906 y en ese mismo año y en reconocimiento del gran desarrollo de su puerto, recibió la categoría de puerto de segunda clase.