Mercado de San Miguel (Madrid)

En la época medieval esta zona era mercado abierto, rodeado de puestos (cajones) dedicados a la compra-venta de los productos artesanales producidos por los gremios. El economista y en su día gobernador de Madrid, D. Pascual Madoz, en su Diccionario Geográfico-Estadístico-Histórico de España aseguraba en 1847 que el mercado callejero acogía ciento veintiocho cajones y ochenta y ocho tenderetes. El mercado cerrado se contruyo mas tarde, entre 1913 y 1916 bajo la supervisión del arquitecto Alfonso Dubé y Díez, y fue inspirado en otros mercados europeos realizados en hierro al estilo del de Las Halles de París. Después de muchos cambios y remodelaciones su actividad comercial fue decayendo poco a poco hasta prácticamente desaparecer. Para evitar su definitiva defunción, un grupo de particulares con intereses arquitectónicos y gastronómicos quisieron resucitar y mejorar su actividad tradicional creando un mercado como el de La Boquería en Barcelona; con una oferta centrada en productos de gran calidad, asesoramiento gastronómico, comer de picoteo, etc, con la ventaja de unos horarios muy flexible. El 13 de mayo de 2009 reabrió sus puertas tal y como lo conocemos hoy y se ha convertido sin duda alguna en lugar obligado de paso, sin duda una gran iniciativa que ha tenido su recompensa para todos propios y extraños.

In the medieval period this area was open market, surrounded by stalls (boxes) dedicated to the purchase and sale of handicraft products produced by guilds. The economist and in his day Governor of Madrid, D. Pascual Madoz, in his Geographical-Statistical-Historical Dictionary of Spain, asserted in 1847 that the street market received one hundred and twenty-eight drawers and eighty-eight stalls. The closed market was built later, between 1913 and 1916 under the supervision of the architect Alfonso Dubé and Díez, and was inspired in other European markets made in iron in the style of Las Halles in Paris. After many changes and remodeling, its commercial activity gradually diminished until practically disappearing. To avoid its definitive demise, a group of individuals with architectural and gastronomic interests wanted to resuscitate and improve their traditional activity by creating a market like La Boqueria in Barcelona; With an offer focused on high quality products, gastronomic advice, eating snacks, etc., with the advantage of very flexible schedules. The 13 of May of 2009 reopened its doors as we know it today and it has become without a doubt in a forced place of passage, certainly a great initiative that has had its reward for all its own and strangers.

Mercado de San Ildefonso

El Mercado de San Ildefonso fue un mercado de abastos de Madrid situado en la que luego sería plazuela de San Ildefonso, dentro del chispero barrio de Maravillas. Fue uno de los primeros edificios de este género en desaparecer tras permanecer activo más de un siglo, desde 1835 hasta 1970. La zona fue desde comienzos del siglo XVIII un mercado callejero de venta de frutas, verduras y pescado, que se extendía por las Correderas Alta y Baja, y cuya falta de higiene acabó obligando al Ayuntamiento a encargar en 1835 al arquitecto Lucio Olavieta la construcción del que sería el primer mercado cubierto de Madrid. En 1885, con la aparición de brotes de cólera en España se produjeron revueltas en la zona tras la aparición de carros desinfectantes cargados de sal y azufre. Hoy reconstruido y modernizado presume de ser el Primer Street Food Market de España, un novedoso concepto de ocio, disfrute y socialización en torno a la gastronomía, al estilo de los que pueden encontrarse en Londres, Nueva York, Singapur o Bangkok y que ha sido diseñado como una auténtica prolongación de la bulliciosa y cosmopolita calle Fuencarral en que se ubica: con adoquines que recuerdan a los de las vía peatonales en sus suelos y absolutamente abierto al exterior a través de grandes ventanales abatibles, pero -como el mercado histórico al que debe su nombre- con un techo que cubre todo.