Faro de Cabo Mayor (Santander)

El 17 de febrero de 1833 se ordenó construir el actual Faro de Cabo Mayor aunque en este mismo lugar ya existía con anterioridad un atalayón desde el que se hacían señales a los barcos, tanto de día (con banderas) como de noche (con fuego). Seis años más tarde, el 15 de agosto de 1839 se inauguró el presente Faro y debemos su diseño inicial al capitán de navío Felipe Bauzá, aunque la versión definitiva corrió a cargo de Domingo Rojí. La cruz que se observa al lado del faro es un homenaje a las personas que arrojaron por los acantilados durante la Guerra Civil y como anectoda histórica anotar que el 23 de febrero de 1982 un rayo rompió todos los cristales de la linterna y dejó fuera de servicio el sistema de rotación y el reloj encargado de los destellos y que como solución de emergenia y hasta su reparación los tres fareros se pasaban la noche por turnos dando vueltas manualmente a la rotación y cronometrando los grupos de luces con uno de sus relojes.

El Faro de Cayo Jutías (Cuba)

Cayo Jutías es el nombre de una isla de 4 kilómetros cuadrados de superficie que pertenece al Archipiélago de los Colorados, cerca del llamado Valle de los Viñales y que se encuentra al noroeste del país cerca de la Bahía de Santa Lucía, al norte de la ensenada Nombre de Dios. El Faro fue inaugurado en mayo de 1902 y posee una altura de 43 metros. Desde su terminación ha sobrevivido a más de un centenar de organismos tropicales como el huracán Gustav, de categoría 4 entre los más peligrosos de los últimos tiempos, cruzó en 2008 por la zona con vientos superiores a los 340 kilómetros por hora, velocidad considerada récord mundial para esos fenómenos naturales. Este Faro con más de 114 años de edad es el único sobreviviente de ese tipo constructivo en Cuba.

¡The Lighthouse!

El Termino “Faro” proviene del griego antiguo (pharos), nombre común cuyo origen es el nombre de la isla de Faro donde estuvo ubicado el célebre “faro de Alejandría” Su historia ha estado siempre ligada a la navegación desde la Antigüedad, para señalar donde se encontraba la tierra. En la entrada de los puertos construidos por los romanos solía haber altas torres que servían de faro a imitación del célebre de Alejandría erigido por Ptolomeo II y el cual, recordando las piras de apoteosis, estaba formado por pirámides truncadas puestas en disminución una sobre otras. “Faro de Alejandría”
Es más que probable que los faros existieran antes de las épocas romanas y griegas, ya que los fenicios y los cartaginenses encendían hogueras en lo alto de las torres de vigía que levantaban en puntos destacados de las costas. Algunos faros actuales todavía conservan su aspecto original, como el faro poligonal del Castillo de Dover, en Inglaterra. o la torre de Hércules de La Coruña.
“El Faro” ha estado muy presente en el arte, tanto en la pintura y la fotografía como en la literatura de casí todos los idiomas, repleto de leyendas, muertes, romances imposibles y misterio casi siempre. Quien no se ha quedado fascinado al ver su romantica silueta recortada en un mar inmenso, sin duda “El Faro” es y será pese a la navegación moderna parte indisoluble de nuestra historia…